Hechizo para curar las heridas del corazón

Visite tambien: rituales de amor para que me llame, rituales de amor para que me busque

De la vida, de la vida, de la vida, de la vida, de la vida, de la vida.
La oración para quitar las heridas del corazón suyo y de otras personas – vivir con dolor y resentimientos, a veces hasta odio en el corazón, obstaculiza la vida de las personas con esos sentimientos y también perjudican a las personas que sienten rabia, odio, dolor a su respecto.

Es la ley de las energías, las que son buenas, cuando se emana buenos pensamientos a sí misma ya otros, hace sólo recaer sobre usted energías positivas, que son emanadas entonces a las personas que toman sus pensamientos y sentimientos.

Por lo tanto, vivir con odio de alguien, mantener penas y resentimientos por alguien, no sólo hace daño a la persona por quien usted mantiene esos malos sentimientos, pero sobre todo a usted.

Es como la frase: dar un tiro en el pie, o el hechizo se volvió contra el hechicero. El que más sufrirá es usted, que quedará llevando una vida atormentada por malas energías que usted misma produce, mientras la vida camina, el tiempo pasa y nada de positivo usted ha podido producir.

¿Es difícil olvidar las penas, el odio, la rabia y los resentimientos? No, si crees ciegamente que eso sólo te trae maleficios, y que quedar deseando el mal a otras personas, sólo atraerá cosas malas a tu vida. ¡Piense en eso!

Oración para quitar las heridas del corazón suyo y de otras personas
Jesús, vengo a sus pies a pedir para que saque de mi vida el odio,
la ira, las penas y los resentimientos que me atormentan día tras día.

No quiero más quedarme llorando, llorando y maldiciendo el nombre
de personas que me hicieron sufrir.

También, Señor, quiero que las personas que, de algún modo, ofendi
y mago y que tienen rabia de mí, también sean alcanzadas por el
perdón y por la paz, para que todos podamos vivir más alegres
y ligeros en espíritu, libres de tantas energías negativas y
los espíritus sin luz que nos rodean.

Yo juro solemnemente al señor, mi querido Jesucristo, que intentaré
de todas las formas, perdonar a todos los que me lastimaron e hirieron,
porque ahora sé que esos sentimientos no son los que el Señor dejó
como sentimientos de perdón, de amor al prójimo, de generosidad.

Ya me siento más aliviada, sólo de conversar y confesar esas cosas
al Señor, y sé que me ayudará a superar esa fase difícil de mi.
la existencia, así como también sé que Ayudar a todas las personas que piensan
mal a mi respecto, que de alguna manera se lastimó por mí y que yo
acabo dejando dolor y resentimiento, aunque no intencionalmente.

En su nombre, querido Jesús, encenderé una vela de siete días, y lo haré
oración por igual período, simbolizando mi agradecimiento por una fase nueva
en mi vida, de realizaciones positivas, de generosidad y de amor.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,

Amén!